sábado, 26 de abril de 2008

Big Brother Google


Cada día las tecnologías innovadoras de búsqueda de Google conectan a milliones de personas de todo el mundo. La empresa fue fundada en 1998 por Larry Page y Sergey Brin, alumnos de la Stanford University. Google facilita a todas las empresas una representación mesurable en términos de publicidad pero también mejora la utilización general de la web para los usuarios. Hoy Google no es solamente una herramienta de búsqueda, sino una marca única que se ha hecho un sinónimo. Esto se refleja en el uso de la palabra alemán “googeln”, lo que traducido al español sería cómo “googelar”.

El 62% de los austriacos están online, más de 2 millones utilizan google.at, seis de siete búsquedas se hacen através del Google, pero sólo el 1% de los gastos en publicidad recae en la web. Eso se puede interpretar en sentidos distintos. Por un lado se puede decir que la utilización de internet por parte de las empresas es insuficiente y que la misión ahora es desarrollar las posibilidades considerables de publicidad online. Por otra parte la web ofrece muchas posibilidades también de propaganda sin costes y por eso no se pueden equiparar los gastos con el alcance.

El uso tan extendido del Google también implica una cierta dependencia. 1,3 billiones de personas en el mundo utilizan la red y más de la mitad realizan búsquedas en Google. Qué pasaría si de un día a otro Google ya no existiera o los servidores fallaran? Según una encuesta, uno de cada siete usuarios no sabría que herramienta de búsqueda emplearía. El 4,3% hasta dijo que esperaría a qué Google estara online de nuevo. 9 de 10 personas echarían a Google “mucho” de menos, porque la empresa ofrece servicios buenos como Gmail, Google Earth y Google Maps. Como compensación por este servicio gratis, Google recoge información sobre los usuarios.

La arquitectura de Google posibilita que cada palabra que ha sido introducida en la casilla se queda salvada y luego puede ser atribuida exactamente a la dirección de un ordenador. Se acumula información que crea unos perfiles de usuario precisos. Así Google ha conseguido ser el más grande coleccionista de datos en el mundo.

Pocos de los usuarios saben eso. A tres cuartos de los encuestados no les gustaría si Google pudiera atribuir las búsquedas a las direcciónes IP.

Cuando Google escanea los emails de los usuarios Gmail no es sólo para virus, sino también analiza el contenido. Luego se añade publicidad que encaja con éste contenido. Por ejemplo, si alguien escribe a su amigo que está buscando trabajo se le aparecen ofertas del trabajo. Si alguien pregunta a su mujer dónde pueden pasar las vacaciones se le aparecen anuncios de viaje. Sólo si en el email aparecen palabras como accidente, muerte, enfermedad u hospital no se pone la propaganda.
Estos métodos dudosos van mejorando permanentemente.

Una nueva tecnología de búsqueda se llama PSE (Programmable Search Engine). Este sistema provee resultados individuales para cada usuario, porque consulta también a bancos de datos distintos donde hay información sobre el usuario.


Google también quiere los datos de salud. Una meta grande del fundador Sergey Brin es que en algunos años se puede utilizar Google para la búsqueda por genomas. Por tanto uno podría buscar sus genes en Google o los de otras personas, o comparar los suyos con los de estrellas de Hollywood. Eso también influiría en las relaciones interpersonales, porque antes de una cita se podría buscar en Google si la otra persona tiene enfermedades o puede transmitirlas. ¿Science Fiction? Google ya toma parte en dos empresas de ADN.

1 comentario:

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por mi blog.

therooter.blogspot.com

Un abrazo.